VIVE. AMA. DÉJATE LLEVAR


Solo podemos aprender a querer queriendo

sábado, 7 de septiembre de 2013

otro planeta

Se va nuestro verano y al igual que para el cielo,para ella vuelve la rutina de llorar todos los días. Se presenta un invierno duro, seguramente el más duro de su vida hasta ahora; parece que fue ayer cuando llegaba a casa y pisaba una nube de protección, dejaba su pequeña mochila vacía y disfrutaba de su ignorancia, pobre pequeña ignorante. Desprendiendo oleadas de tristeza, miedo y un poco de ilusión se pasea hoy por el mundo, simplemente esperando, como lleva haciendo desde que nació, que algo cambie a bien, piensa que en los cambios y giros que da la vida siempre hay partes buenas y malas, pero hoy el miedo es mayor que la esperanza; Y tumbada en su cama imagina cómo será su vida cuando todo cambie, cuando su familia, que por inestable que sea es todo lo seguro que tiene en esta vida, se vaya a otro planeta, mientras ella firme en su decisión se quede en este planeta, que se va desintegrando poco a poco y sabe que acabará por ahogarle. ¿qué pasará cuando se despierte una mañana y esté sola? ¿ qué pasará si además si muere al perderle, si pierde a su vida, a su ilusión de vivir? Se quedaría realmente sola, porque ¿qué hay peor que morir en vida? 
Demasiados asteroides están deshaciendo su capa de ozono; se está quedando desnuda ante el viento helado de la vida y se va a quemar. Aquella pequeña chica del abrigo negro, vuelve a su rutina, igual que el cielo, de llorar todos los días.